Artesanias

 

Las habilidades de los nómadas se cristalizan en su artesanía rica y diversificada que combina, con felicidad, el trabajo de madera, cuero y metales. Los artesanos (maalmines) son los guardianes de esta tradición que durante siglos ha estado transmitiendo un lecho inagotable de motivos, decoraciones, tintes, ensamblajes, todo un capital de técnicas y gestos que hacen que la notable especificidad de este patrimonio.

 

Esta artesanias está íntimamente ligada a la vida en el desierto. Se le confía la confección de todos los objetos necesarios para la vida pastoral: muebles de tienda, arnés de camellos, instrumentos de ordeño, podadoras, bolsas de viaje, cofres, candados, cajas de rapé y pipas. herramientas de entretenimiento (sig, dama), juguetes para niños ...

 

Los artesanos árabes saben cómo dividir las tareas y su especialización profesional es muy particular. Si el trabajo de la madera y el metal se transfiere a los hombres, el del cuero es una prerrogativa de las mujeres artesanas (amos masculinos).

Con una habilidad y delicadeza que tienen de sus antepasados, seleccionan las pieles, curtidos y los tratan. Saben cómo elegir, en el desierto, las plantas para cada operación e identificar las hojas y los penachos que dan el color rojo, verde o amarillo.

De sus manos expertas, una gama de fundas, bolsos y cojines de todas las formas se someten a un trabajo de acabado que consiste en adornarlos y decorarlos con una infinidad de colores, patrones y símbolos. Su reserva de imaginación no se seca. De floral a animal, una combinación de números, signos y letras, los gráficos son excepcionalmente refinados.

Cada objeto, que puede parecer idéntico, es necesariamente diferente del otro. Es, al mismo tiempo, imaginación, arte y saber hacer.

Fitoterapia Ancestral

La medicina tradicional beidana es un conjunto de conocimientos, de técnicas y de saber-hacer, transmitidos de generación en generación. Es un amplio repertorio de procedimientos curativos inspirados del contacto de los nómadas con el territorio sahariano.

Los nómadas confían en las plantas que encuentran en su largo itinerario de trashumancia. Saben distinguir las virtudes medicinales de cada mata de hierba y de cada arbusto.

Para cada enfermedad que alcanza al hombre o al ganado tienen las respuestas pertinentes.

El nómada distingue perfectamente las ventajas de una planta fresca y las cualidades de la seca.

 

Incluso las raíces de ciertas plantas vienen a enriquecer la farmacopea del Marruecos sahariano.

Este impresionante saber-hacer se refleja también en la capacidad de los nómadas beidanos en componer mezclas fusionando diversas hierbas para aumentar sus efectos terapéuticos.

EL TALH

TALH : ACACIA BLANCA O FALSO GOMERO (ACACIA RADDIANA)

Aunque es originario de África tropical, la Acacia es, probablemente, el árbol más común del Marruecos sahariano.

Lo encontramos sobre todo en las laderas de los ueds. Es un árbol de uso múltiple: es una especie pastoral, su madera se utiliza para la calefacción y en la carpintería.

Con la madera de las raíces, los nómadas fabrican sus flautas. El carbón de acacia servía para producir tintas. Sus frutos, largas vainas parecidas a las judías, se dan como alimento a los corneros y los dromedarios: son muy nutritivos cuando están maduras (de enero a abril según las regiones).

La acacia es conocida por la extracción de la goma y por su uso medicinal.

En la medicina tradicional, la acacia es considerada como cicatrizante de heridas. De sus hojas machacadas, se hacen pastas supurativas, frecuentemente utilizadas para curar heridas que pueden producirse a la hora de perforar las orejas de las chicas.

Se utiliza el polvo de la acacia raddiana como excitante gástrico para los consumidores de carne, para el tratamiento de la rubéola, para “curtir” los intestinos, para el tratamiento de pólipos…

OTRAS PLANTAS

MKHENZE : CLEOME ARÁBICA.

Planta que huele mal, de donde su nombre: fétida. Provoca trastornos nerviosos para los camellos cuando la consumen en grandes cantidades. Posee propiedades sudoríficas, emenagogas y abortivas. Se mezcla con una papilla de leche en cantidades proporcionales, según el resultado requerido.

Para curar la sarna del camello, se hierve la planta hasta conseguir una papilla gruesa y se aplica a las partes afectadas del cuerpo del animal..

TURJA : FALSA EUFORBIA (CALOTROPIS PROCERA)

Se trata de una asclepiadea con hojas largas, de color verde oscuro de tamaño regular. Los animales la buscan cuando sus hojas están secas. Las hojas frescas se utilizan por las mujeres para hacer perdurar el tatuaje de la henna con que adornan los pies y las manos.

La medicina tradicional mora emplea el jugo lechoso de la falsa euforbia para curar la sarna y todas las heridas de dromedarios en general..

Aunque es originario de África tropical, la Acacia es, probablemente, el árbol más común del Marruecos sahariano.

Lo encontramos sobre todo en las laderas de los ueds.

Es un árbol de uso múltiple: es una especie pastoral, su madera se utiliza para la calefacción y en la carpintería.

Con la madera de las raíces, los nómadas fabrican sus flautas.

El carbón de acacia servía para producir tintas. Sus frutos, largas vainas parecidas a las judías, se dan como alimento a los corneros y los dromedarios: son muy nutritivos cuando están maduras (de enero a abril según las regiones).

  • Blanc Facebook Icône
  • Blanc Icône Instagram

Follow us :

© 2018. Moussem de Tan Tan. Tous les droits sont réservés